La tradición de la liga de novia

WG Dental

 

Entre las muchas tradiciones que implica una boda, una de las que se ha mantenido intacta durante más tiempo es la que se refiere a la liga de la novia.

Esta pequeña pieza se ha convertido en uno de los básicos de la lencería para novias. Pero además de ser encantadoras y sumamente sexy, la liga tiene su lugar en la boda desde hace mucho tiempo.

Conoce algo más acerca de esta tradición.

El origen de la tradición

La mayoría de las investigaciones parecen indicar que el origen de esta costumbre está en la corte francesa durante el siglo XIV. En ese entonces se creía firmemente que el obtener un trozo del vestido usado por la novia en el día de su boda traería a quién lo tuviera, gran cantidad de éxito y buena fortuna. Como resultado, las pobres novias acababan con su precioso traje completamente destrozado ya que se producía una verdadera cacería por lograr un trozo de “buena suerte”.

Para salvaguardar tanto al vestido como a la propia novia, comenzaron a utilizarse pequeñas ligas adornadas que se llevaban bajo el vestido de bodas. Aunque el procedimiento para obtener la buena suerte se había suavizado muchísimo, la novia continuaba en peligro ya que, aunque era ella la encargada de quitársela y regalarla, eran los hombres solteros e impacientes que acudían a la boda los encargados de hacerse de la liga. Demás está decir que la novia continuaba pasando un momento molesto.

Ingresa el novio entonces a salvar a su dama y, desde ese entonces, el encargado de quitar la liga de la pierna de la novia es su novel marido.

La tradición hoy en día

Los siglos han pasado y la tradición de la liga de novia todavía está muy vigente en Europa y América toda. Ya los hombres no persiguen a la novia y de hecho, en el Schedule de la mayoría de las bodas, se define un momento específico tanto para que la novia arroje su bouquet de flores a las asistentes solteras a la boda, como para que el novio deslice suavemente la liga de la pierna de su esposa y se la entregue a quien considere.

En muchos países el novio arroja una única liga entre los asistentes masculinos y solteros. En otros países la novia escogerá unas cuantas amigas solteras y tendrá bajo su vestido una liga para cada una de ellas. El novio –frente a toda la asistencia a la boda- quitará una a una las ligas y las colocará en las piernas de las solteras escogidas.

Otra versión de la tradición referente a las ligas de novia que puede verse con asiduidad es la de cortar la liga nupcial en pequeños pedacitos. El novio luego subastará esas piezas de “buena suerte” entre los hombres solteros que asisten a la recepción. Quien quiera algo de suerte, deberá pagar por ella.

Ciertamente, cualquiera de las opciones es sumamente divertida.

Las ligas y las novias de hoy

La boda es un momento sumamente emotivo y especial. Cada detalle es pensado y planificado con precisión quirúrgica y el atuendo que llevará la novia es uno de los aspectos principales. Cada pieza del vestuario es pensada, diseñada y escogida con meses (a veces años) de anticipación. La lencería de la novia no escapa a esto.

Aunque muchas novias deciden no arrojar la liga a sus invitados, la mayoría escoge llevar una bajo el traje únicamente para los ojos de su marido en la noche de bodas y luna de miel, y como un recuerdo a conservar durante toda su vida. También se escoge la liga como la pieza que cumpla con los requisitos de la novia: algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. La liga puede ser “algo azul” o “algo viejo” en caso de que se trate de una reliquia familiar.

Gran cantidad de novias optan también por llevar una liga trabajada, más elegante , de diseño (las ligas, al igual que el resto de lencería con inspiración vintage están muy a la moda) o que se trate de una reliquia y, a la vez, llevar también una para cumplir con la tradición. En este caso, la liga que quedará de recuerdo deberá ir colocada lo más alto posible en el muslo y un poco más abajo irá la liga para la fiesta.

Cuando pienses en tu liga ten en mente dos consejos fundamentales: pon siempre la liga en tu pierna derecha y acuerda con tu novio de antemano qué tan alto puede levantar la falda de tu vestido.

 

Fuente: About.com

Comments