¡El mejor regalo de bodas!

Suscribete

Queremos compartirles esta hermosa historia; es muy importante para las parejas que inician, establecer acuerdos y no dejar que los problemas se hagan más grandes de lo que son.

 

«Una tarde, bebiendo una copa de vino, Brandon y yo hablábamos acerca de una boda a la cual fuimos invitados pensando qué regalarles a los novios. Empezamos a recordar qué nos regalaron hace nueve años en nuestra boda y qué fue lo que nos gustó más. Ahí fue cuando nos dimos cuenta de que era el regalo que aún seguía empacado. ¡Suena raro pero es verdad!».

regalo

«Ese regalo fue un sobre blanco de la tía Alison que decía “No abrir hasta la primera discusión”.
Por supuesto, nos habíamos peleado en el transcurso de estos años pero ni siquiera habíamos pensado en el divorcio. Y el sobre permanecía sellado. Ambos nos negábamos a abrirlo porque esto significaría un fracaso. Y cada vez pensábamos que, tal vez, esa discusión no fuera el caso extremo para abrir el sobre. Así vivíamos fortaleciendo nuestra relación superando los problemas».

sobre

 

«Nuestro subconsciente decía que era alguna llave mágica para salvar el matrimonio porque la tía Alison había vivido con su esposo casi medio siglo hasta que enviudó.
Pero aquella tarde decidimos abrir su regalo. Adentro había dos sobres con nuestros nombres».

pareja

 

«Cuando abrimos los sobres, vimos dinero y unas notas para cada uno de nosotros».

katy

 

«Kathy, compra pizza, camarones o lo que a ambos les guste. Con amor, tía Alison.
Prepara la bañera».

bradon

 

«Brandon, compra flores y una botella de vino. Con amor, tía Alison».
Creíamos que esa cajita salvaría nuestro matrimonio y, en alguna medida, así fue. Gracias a la tía Alison por el mejor regalo de mi vida.

Había permanecido en el armario nueve años, había pasado por tres cambios de casa y no por nada. Todo ese tiempo estuvimos aprendiendo a tener paciencia, a entendernos, a ser un equipo, socios y amigos. Entendimos que no existe ninguna herramienta que pueda conservar el amor. La llave de un matrimonio feliz no estaba en el sobre, sino en nosotros mismos”.
Fuente littlethings